Compartir

Por: Gabriel Quevedo Barreto.

Paz: ¿Qué ventajas podría traerle yo a la ciudad?
Trigeo: Seremos más reflexivos.
Paz: ¿Y cómo?
Trigeo: Porque es fabricante de linternas y luces. Antes, en la política íbamos a tientas y en la oscuridad, ahora todo lo resolveremos a plena luz.”
Aristófanes – La paz

En las noches me despiertan gritos y lamentos que vienen de lo más profundo de la tierra. Allí cientos de almas extraviadas y cuerpos olvidados, que no han podido ser llorados, sufren la impotencia por sus huesos corroídos que ya sin fuerza rasgan la tierra que alguna vez los vio nacer, claman por ser encontrados para darle paz a sus amados y poder así reconciliar y perdonar, reconstruir la historia y reconstruir la verdad.

Me desvelo escuchando a un Hombre de antaño que surge del dolor de la tierra desangrada y me comparte esta “tusa” de patria cantando este bambuco “Como duele hoy mi país, cuando en tu nombre reina la impunidad, cuando tus hijos van desapareciendo, es tu gente que no quiere más morir, es un clamor, es sonrisa de niña, sudor de hombre, es Colombia entera, oh mi país”. Después de un último gemido, el más desgarrador, me pide respuestas a algo que podría jamas volverse a ver, de esta manera busco que la oscuridad se desvanezca como un eco y haya un poco de luz en ese vació, me dice con sus palabra sabias: “Nos desangramos por más de medio siglo, tenemos la esperanza de un cambio, de dejarle un legado a los jóvenes, de reconciliación, perdón y reparación, pero el tiempo corre, las oportunidades se esfuman y la guerra se quiere desbordar nuevamente.

Encuentro que la impunidad, le llaman los que desangran, a la reparación y al perdón. El Centro Democrático, que durante más de un mes presentó una campaña sistemática de mentiras y de engaños tendientes a generar miedo, zozobra e incertidumbre en los colombianos, la cual ya esta siendo investigada por la Fiscalía General de la Nación. Algunas de estas eran una supuesta “Dictadura Homosexual” y otra que daría el aval para legalizar el aborto en todos los casos en caso de ganar el SI, temas que no tienen nada que ver con el tratado y sus objetivos, han buscado sabotear todo el proceso de paz, para fortalecer la campaña electoral para elecciones presidenciales futuras, estando en contra de algunos puntos mas importantes, como la restitución de tierras para los principales afectados del conflicto que son los campesinos.

Le comento esto al hombre de aspecto viejo que me espera, quién aún esta tratando de comprender porque el pueblo está condenado a repetir su historia. Le cuento que nosotros no sabemos del dolor de patria, pues vivímos en un mundo de ensueños, en las ciudades, donde nos llega todo, en una zona de confort, nos falta vivir la guerra, darle la cara, poner muertos que nos duelan, le digo que la gente no entiende el legado que decide dejarle a las generaciones venideras, generaciones que son las que llevan el futuro, les tapamos la luz y les entregamos un fusil, lo más curioso es que un niño sabe que un muerto no va a volver por encerrar al supuesto malhechor, este que esta dispuesto a volver, pero a volver con miedo por que aun tienen ideales y la verdadera paz, está en el día a día, en los corazones que parecen no ceder, corazones que muchos ni siquiera están afectados directamente

Y que es preferible que ya no hayan más muertos a seguir desangrando esta tierra ya seca y marchita ¿A cambio de qué? ¿La venganza? ¿Ojo por ojo diente por diente? El que esté libre de pecado que tire la primera piedra, amémonos los unos a los otros, perdonemos y enseñemos el camino del amor, la esperanza y la paz. El camino de la verdad y la vida, es el del amor, la tolerancia, el perdón y la paz.

El hombre de manera triste llora desconsoladamente, a lo que le digo que hay que ver mas allá, existen muchos que aun queremos dar el paso, un paso que debe pisar fuerte, pero que la esperanza está presente. Todo es cuestión de ver los pequeños detalles, esos que marcan la diferencia sobre lo que no se ve. Con una voz apagada se despide y antes de mezclarse de nuevo con la humedad, veo en sus ojos ese brillo de esperanza y pureza que solo los niños tienen…

Comments

comments