Inicio Colombia Educación Tics para la educación

Tics para la educación

262
0
Compartir

El uso de las  TICS  en la escuela

Según la UNESCO, las TICs (tecnologías de la información y comunicación) han sido desarrolladas a nivel mundial y más aún en el área de la comunicación, estas en sí han contribuido al acceso universal de la educación y han fomentado el tema de la inclusión y la igualdad para el desarrollo del individuo. Sin embargo, es necesario pensar de manera crítica los impactos que tienen estas tecnologías en el desarrollo del estudiante y por ende en el aula de clase. Es por ello, que este ensayo pretende reflexionar sobre los aspectos negativos que genera el uso de las TICs en la educación, tendiendo como pregunta orientadora ¿Qué impacto  ha tenido el uso de las TICs dentro de la revolución educativa en el proceso formativo de los  jóvenes en nuestra sociedad?

El uso inadecuado de las tecnologías de la información en la escuela ha degradado el proceso formativo. Se evidencia la construcción de identidades que promueven cada vez más la individualidad de los jóvenes, la dependencia de los medios de comunicación, la desmovilización política y sobre todo, siendo esto lo más grave, la degeneración del pensamiento crítico.

Teniendo en cuenta que en este documento incluiremos dentro de las TICS, los medios de comunicación masiva por su carácter informativo acudimos a Carpizo, quien menciona lo siguiente:

“Los medios de comunicación masiva contribuyen en gran parte a fijar las maneras de pensamiento de la sociedad; a establecer la agenda de los asuntos políticos, sociales y económicos que se discuten; a crear o a destruir la reputación de una organización, persona o grupo de personas; proporcionan información y elementos para que la persona o el público construyan, ponderen y formen sus opiniones. Son en muchas ocasiones los intermediarios entre la sociedad y el poder político. Son un poder porque poseen los instrumentos y los mecanismos que les dan la posibilidad de imponerse; que condicionan o pueden condicionar la conducta de otros poderes, organizaciones o individuos con independencia de su voluntad y de su resistencia” (Carpizo, 1999: 78).

Dicho de otra manera, la consolidación de una doctrina que está en furor y se implanta en la idea de un mundo global, las TICs y los medios de comunicación masiva como herramienta pedagógica, pueden llegar a alterar la base de la formación.

Mucho se habla de la necesidad de modificar el sistema educativo y preparar a las generaciones venideras para la nueva era del conocimiento. Pero se evidencian claras confusiones respecto a las alternativas de innovación y se cae en la trampa de la tecnología. “Se reflejan esfuerzos que en realidad solo “empaquetan” un sistema educativo tradicional alrededor de una tecnología que pareciera hacerlo ver innovador y avanzado, pero que en el fondo es exactamente el mismo modelo”. (Palacios, 2014) Es un riesgo que dentro de esa revolución educativa se privilegie  la inversión en las tecnologías  de punta, en vez  de mantener una  planta física acorde a las  necesidades de los estudiantes y de  los profesores para la motivación de la que se habla en dicha revolución. Además estos últimos pierden cada vez más importancia ante el posicionamiento de accesorios tecnológicos y medios de información.

Uno de los principales  argumentos  que  utilizan los  apologistas  de estas  formas educativas  es la idea de acceder  de manera más  rápida  a la información, subvalorando el papel del profesor,  y  haciendo pensar  que este no es necesario dentro  del proceso formativo (Vega, 2005 pag 165).

Nada más  descontextualizado puesto que información no es sinónimo de conocimiento, ni mucho  menos, es claro que  esta gran cantidad  de información debe ser orientada, ayudada con conocimientos  previos que solo pueden  ser proporcionados por los docentes. Por otro lado, es necesario decir que  la  autodeterminación  de los profesores  para desarrollar  su clase,  se  ve pisoteada  por las  tecnologías  puesto que estas, más que corresponder  a intereses educativos  y  la formación de  nuevos  sujetos críticos   conocedores de su entorno, pertenecen a la dinámica del comercio, las necesidades  del capital y las dinámicas del mercado. Además, cabe mencionar que los medios masivos y Tics, generan imágenes del mundo exterior, proporcionan información de modelos sociales, presentan universos culturales, y aturden la realidad en pro de la conveniencia de los sectores de poder. Según Carmen Castillo, magister en educación de la Universidad Marista de México, los medios de comunicación  guardan una estrecha relación con los universos culturales de la sociedad y más aun de los jóvenes,  quienes son más influenciables “Se puede afirmar que los medios masivos han dejado de ser externos a los jóvenes y se han incorporado a las experiencias personales, familiares y escolares, se han hecho parte de su sociabilidad y han transformado, además, los modos de percepción” (2006, pag)

Así mismo, en este proceso de revolución educativa se ha subordinado la posición del docente en el aula de clase, donde han pasado de ser fuente de conocimiento y guía a ocupar el papel de mentor e informador. En vista de ello, los docentes han tenido que aplicar métodos de enseñanza que involucren las TICs convirtiéndose en subordinados de la tecnología. Si un maestro no emplea estos elementos o no se acopla a ellos termina siendo obsoleto y desactualizado, tanto para los estudiantes como para las instituciones. Cabe decir, que no es solo la autonomía del maestro lo que se ve afectado con el absolutismo de las TICs, sino la forma de pensar del docente también cambia, volviéndolo  más permisivo y descuidado con sus formas de ver el mundo teniendo en cuenta que la tecnología favorece el facilismo y la rapidez del acceso a la información y la soluciona de manera más sencilla las dudas que tengan los estudiantes.

Por ultimo cabe mencionar, que el uso de las TICS en la escuela, está relacionada con la generación de identidades cada vez más individualizantes.  Porque ya  no se hace parte de  grupos sociales sino de redes  sociales, que les exigen a los jóvenes estar conectados las 24 horas del día, argumentando que es necesario estar al tanto de la innovación.

 

Por: María Estefany Romero Avellaneda

 

Bibliografía:

  • Barragán, Castillo Carmen. Revista electrónica de pedagogía (Odiseo) “Medios masivos de comunicación y su influencia en la educación” 2006, maestría en educación universidad marista.

 

  • CARPIZO, Jorge. Los medios de comunicación masiva y el Estado de derecho, la democracia, la política y la ética, en Boletín Mexicano de Derecho Compartido. Nueva serie, Año XXXII, No. 96, Septiembre-Diciembre de 1999. Antología Teoría y Métodos de Comunicación Educativa I.

 

 

  • Vega, Renán Cantor. “los economistas neoliberales: nuevos criminales de guerra” 2005 página 165.

 

  • Palacios, David. Revista semana “La revolución educativa” diciembre 2014

 

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here