Inicio BACATA SOMOS UN ANIMAL QUE NO SE ADAPTA

SOMOS UN ANIMAL QUE NO SE ADAPTA

534
0
Compartir
Por: Luigi Parada.
“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.  (Jiddu Krishnamurti) 

He hablado con personas que me preguntan “¿usted piensa que una especie que se ataca entre sí, merece vivir?”  Pero la cuestión no es si merecemos vivir ya que  la muerte es segura, lo que debemos preguntarnos es como vivimos  para morir bien y cuando hablo de morir bien me refiero a llegar al final de nuestra vida con la certeza de que aprovechamos al máximo todo lo que el mundo nos pudo ofrecer sin alterar su orden y que a la vez brindamos la posibilidad a las otras generaciones de disfrutar  la vida a plenitud.

Para esto debemos despegarnos de este estilo de vida que nos venden desde que nacemos, con modelos sociales basados en el consumo desaforado que no nos permite recuperar los recursos que utilizamos. Un estilo de vida que nos crea necesidades obsoletas que nos desorientan y nos hacen perder el rumbo. Debemos recuperar nuestro espacio en el mundo, integrarnos nuevamente a la cadena y contribuir a la tierra que nos sustenta, retornando a costumbres que respetan el orden natural y dejen fluir el ecosistema. Podríamos empezar recuperando espacios que estamos utilizando mal.

Existen proyectos como las eco aldeas, son asentamientos humanos que se integran respetuosamente con el entorno natural, capaces de ser sostenibles apoyando formas de desarrollo saludables, en la actualidad estas aldeas están en los cinco continentes repartidas en más de 70 países. En Colombia aproximadamente hay diez que funcionan satisfactoriamente, una de ellas “varsana” queda saliendo por Soacha vía Silvana en granada Cundinamarca funciona desde 1980 con tecnología alternativa como los baños secos, como su nombre lo indica son baños que no necesitan agua estos funcionan con dos compartimientos uno se encarga de almacenar la orina y el otro almacena la excreta, y esta después se mezcla con materia orgánica seca para usarlo como abono orgánico. La energía se puede obtener de varias partes como del viento (energía eólica) del agua (energía hídrica) o del sol con paneles solares que ahora son un poco más comunes. Pero estos sistemas de energía ecológica no solo se detiene ahí en la actualidad existen muchas propuestas para combatir el desequilibrio que hemos causado como los heliocultivos que funciona con organismos que bañan en agua salobre (con mas sal que la dulce pero menos que la de mar) llena de nutrientes y cuando estos organismos se exponen al sol los combustibles son liberados como una secreción. También está la piezoelectricidad que trabaja con el estrés mecánico     del cuerpo, es un materia que reacciona a la fuerza que produce el cuerpo en la actividad diaria al caminar normalmente o con la fricción, Este se puede colocar en la suela de los zapatos o en las superficies transitadas.

Como estas hay muchas otras formas de abarcar un vivir más sano para ambas partes, claro que es difícil que todos accedamos a abandonar nuestro estilo de vida para estar en proyectos como estos ya que, la mayoría no estarían dispuestas a dejar las comodidades que este mundo moderno les ofrece.

Para esto existen alternativas que no demandan un cambio tan brusco en la vida de las personas como techo verde, que cambia la tecnología utilizada en las casas usando una capa vegetal de varias partes. La primera es una capa de pasto, plantas o flores seguida de una capa de material para el crecimiento de las plantas, después viene la capa de tierra o raíces que permite la filtración del agua, esta llega a una capa de drenado que permite el paso del agua pero no de otros materiales sólidos. El agua se almacena para su uso posterior y por último tenemos una barrera de raíces y una membrana impenetrable que evitará el paso del agua y nos alejara de la humedad. Esta es una opción que podemos empezar a tener muy presente ya que se encarga de mejorar el hábitat  y nos ayuda a bajar el consumo de energía, ya que es necesario que pensemos en un mundo donde las personas no tengan tantas necesidades energéticas.

Las alternativas se seguirán dando y varias ya están puestas sobre la mesa, la cuestión ahora se reduce a tomar la decisión de apoyar al planeta y devolverle un poco de lo que nos á brindado. Retornando a ese pensamiento ancestral que hemos olvidado:

Todas las cosas emanan de un solo sabor y todas regresan a él, y entre su emergente y su disolución discurre este momento el sueño y en ocasiones la pesadilla del que haríamos bien en despertar”.  (Ken wilber)

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here