Inicio ESMAD Reprimiendo la movilización social

Reprimiendo la movilización social

208
0
Compartir
Foto reciente de la violenta irrupción del ESMAD en Segovia (Ant.)

Por: HAROLD BARRAGAN SUÁREZ.

El Estado Colombiano, lucha contra las movilizaciones populares en su necesidad de imponerse y mantener el orden, utilizando y creando organismos que sirven como herramienta para este fin. El mayor ejemplo de éstos es La Policía Nacional y el ESMAD.
El Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), es el organismo especializado de la Dirección Ciudadana de la Policía Nacional de Colombia (DISEC), creado mediante Directiva Transitoria No. 0205 del 24 de febrero de 1999 y formalizado a través de la resolución No. 01363 del 14 de abril del mismo año por parte del Director General de la Policía Nacional. Sus tareas son las de brindar apoyo a las fuerzas regulares ante disturbios ciudadanos (manifestaciones, motines, huelgas, protestas, desalojos, ocupaciones). Su labor es esencialmente de control. Establecer un orden mediante el uso de la fuerza bruta. Quiere decir que solo aparecen cuando la situación se sale de control. Supuestamente.

La movilización popular, es una manifestación a manera de reunión pública (en las calles, plazas, parques, etc.), en la cual los concurrentes (el pueblo), dan a conocer con el solo hecho de su asistencia, ideas, propósitos o sentimientos que nacen por la inconformidad de las decisiones y acciones del gobierno. Razón por la cual se asume como un acto político del pueblo. Su propósito esta esencialmente en la búsqueda del cambio para bien de todos los manifestantes, basado en la exigencia de los derechos humanos y la justicia.

El Código de La Policía Nacional de Colombia, autoriza a la Policía Nacional a penetrar en cualquier domicilio donde se presenten situaciones que alteren el orden público. Esto hace que el ESMAD pueda interrumpir toda movilización popular, ya que dicho código la encasilla y hace ver como un disturbio ciudadano, es decir, altera el orden.

Lo más cínico de este Nuevo Código de la Policía Nacional, es que hace valer cada vez más el poder coercitivo o derecho de obrar por medio de la fuerza que tienen. El artículo 29, permite a la policía el empleo de la fuerza solo cuando sea estrictamente necesario, teniendo en cuenta que debe ser el último recurso a usar cuando la realidad de los sucesos amenace con causar un daño material. Así mismo con la armas (gases lacrimógenos, agua a presión y armas de fuego en último recurso). Las pueden utilizar después de un simple aviso verbal que dan a una multitud (más de dos personas) por medio de un parlante o altavoz. El punto es que para ellos, siempre será necesario el empleo de la fuerza.

Es así como el ESMAD ha logrado, en gran parte, reprimir las movilizaciones populares. Las lideradas por estudiantes, cada vez son más sangrientas. El ESMAD ahora puede entrar en las universidades, después de que en el 2008 el ex presidente y actual senador de la Republica de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, luego de disturbios ocurridos en la Universidad Pedagógica Nacional , decretó que la fuerza pública tenía autorización de ingresar a los claustros universitarios con el fin de controlar el orden público.

Al pueblo le da miedo movilizarse, “podemos morir o sufrir heridas”, dice la misma gente. El ESMAD está en la libertad de agredir al pueblo y defenderse con un discurso conveniente que el Nuevo Código de la Policía les defiende. Para ellos toda movilización altera el orden público. Y como para el Estado y para La Policía todo el que se moviliza y protesta, si no es guerrillero es terrorista, más argumentos aun. La gente ya no se moviliza, el ESMAD ha implantado un régimen del terror con una máscara legal de color patrio. Donde se hacen ver como necesarios en una sociedad que busca el “progreso”. Cosa que ha hecho que el pueblo crea y acepte fielmente las intervenciones del ESMAD.

La movilización popular es necesaria en la sociedad. En ella está el cambio, la democracia, la voz del pueblo. Siempre hay algo que cambiar, algo que cuestionar. El Estado y su ESMAD nos hacen ver que las movilizaciones son improductivas para la sociedad pero eso no es cierto. Es un derecho del pueblo movilizarse para exigirle al Estado. Movilizarnos en conjunto para reclamarle al Estado y para exigir lo que el pueblo quiere en dicho conjunto sin el riesgo de perder la vida o sufrir heridas de todo tipo.
El ESMAD es la bestia furiosa, rabiosa y sociópata del Estado y la Policía Nacional de Colombia, que ha atemorizado al pueblo. Ganan día a día terreno en las mentes de la sociedad. Imponiéndose a partir del miedo como los amigos confiables del país.

Comments

comments