Inicio #brujeria #cementeriocentral LA BRUJERIA EN EL CEMENTERIO CENTRAL DE COLOMBIA

LA BRUJERIA EN EL CEMENTERIO CENTRAL DE COLOMBIA

576
0
Compartir

Por: Ivonne Díaz Martínez

Este texto trata de la brujería, y como se da en un lugar específico de Bogotá. Por un lado la brujería es conocida como una serie de prácticas mágicas y supersticiosas que son desarrolladas por personas conocidas como brujas y brujos. La creencia en la brujería es común en numerosas culturas desde la más remota antigüedad, y las interpretaciones del fenómeno varían significativamente de una cultura a otra.
En el occidente cristiano, la brujería se ha relacionado frecuentemente con la creencia en el diablo. Principalmente la brujería está asociada con fuerzas malignas ya que muchos de los hechizos que se hacen tienen como fin hacer mal.
En otro orden de ideas en Colombia, un país históricamente violento y marginado, la brujería es para algunas personas una forma por la cual pueden llegar a sanar o llenar vacíos emocionales, problemas económicos o de salud. La brujería es uno de los temas más censurados y por ende más desconocidos por la gran mayoría de la población, pero principalmente en Bogotá se práctica la brujería en lugares como casas abandonadas, parques, lugares marginados y hasta cementerios.
Llegado a este punto El Cementerio Central es el cementerio más antiguo y reconocido en la ciudad de Bogotá, Colombia. Fue construido por Pío Domínguez y Nicolás León, según los planos de Domingo Esquiaqui y puesto en servicio en 1836 por el gobernador Rufino Cuervo, bajo la presidencia de Francisco de Paula Santander. El cementerio se encuentra ubicado en el barrio Santa Fe (Los Mártires), frente a la Avenida El Dorado con carrera 20.
Por su significado histórico, valor arquitectónico y cultural fue declarado Monumento Nacional por el decreto 2390 del 26 de septiembre de 1984.
Este cementerio se ha relacionado bastante con el tema de la brujería debido a que se han venido encontrado innumerables hechizos en papeles, objetos de formas extrañas y cuya procedencia es desconocida, además se han entrevistado a varios visitantes y muchos de ellos no tienen ningún familiar ni vínculo cercano con el cementerio. Algo que también me sorprende es que le hacen brujería hasta a niños de no más de 8 años, y esto es preocupante, está es una sociedad verdaderamente enferma. Por otro lado muchos acuden a él con otros objetivos bastante extraños como es adorar y hacer peticiones, deseos malos o buenos a varias tumbas e imágenes del lugar, etc.
Hay que tener en cuenta que esta clase be brujerías solo pueden ser “desactivadas” por expertos, ya que si alguien lo intenta sin un verdadero conocimiento esta se puede devolver a la persona que la está manipulando y puede ser peor, e incluso puede contribuir a que la persona cometa suicidio.
Para concluir, puedo decir que como ciudadana, nunca había escuchado de este tipo de prácticas en este cementerio, ya que nunca he entrado, y realmente informándome sobre esto por diferentes medios como la televisión, me da miedo y a la vez curiosidad sobre estas prácticas, en un campo santo.

Comments

comments