Compartir

Para muchos el proceso de paz no debe ser un tema que tenga que tener una salida negociada, por el contrario es derecho de todo ciudadano, pero estamos en Colombia, y la realidad es otra.

El acuerdo del gobierno colombiano y las FARC ha tomado años y todos han sido logros para el país, poder si quiera coincidir en un lugar para el diálogo antes de los acuerdos es un gran paso y de allí partirían todos los puntos que buscamos en la mesa; En Oslo y sobre todo en La Habana se ha buscado el fin del conflicto armado, el cese al fuego y para esto por experiencia histórica, el gobierno sabe que lo mejor para un acuerdo es la negociación, los conflictos ideológicos han dejado mares de sangre y muertos por doquier y eso el país lo sabe de memoria, memoria que se necesita poner a funcionar para traer sobre la marcha actos violentos y momentos del pasado que no se necesitan volver a repetir.

La necesidad de un acuerdo en el que ambas partes concilien, dialoguen y acuerden sí es necesario, la intolerancia política debe tener un alto y la intolerancia de ambas partes también; renunciar a un acuerdo que por más de 50 años se ha tratado de hacer, donde en los 90’s al menos 8 acuerdos se trataron de realizar es echar en saco roto todos los actos injustos que por el conflicto han sucedido. No es vengar las muertes de jóvenes, campesinos y niños, es ser partícipe de un nuevo momento para el país.

Ante los ojos del mundo, Colombia ha estado en todas las estadísticas referentes al conflicto y a la violencia en el mundo entero, y partiendo de las mismas estadísticas, para salir de ese conflicto es la conciliación entre las partes involucradas en ese conflicto.

El referente de la democracia es otro punto a favor de una paz negociada, la desmovilización de personas que han sido partícipes de la guerra a una vida legal es otro gran paso a un país en paz, para nadie es un secreto que la vida civil para un/a excombatiente es de suma dificultad, más aún cuando el sector privado se niega a la oportunidad, y es otra gran razón de una salida negociada.

Cerrar la brecha entre el mundo urbano y el mundo rural es la solución política negociada para el país, y si estamos viviendo la culminación de este proceso, trabajemos entonces por creer y hacer más que menos por el país.

Y si quiere, plantéese esto, ¿Qué le hace mejor al país, el conflicto o un acuerdo con el conflicto?

La lista de los pros y los contras es extensa, pero la venganza, el olvido, la indiferencia, la oposición, la certeza no nos llevaran a la tan anhelada paz, todo extremo es malo y como todo extremo nadie lo quiere.

Y entonces ¿Negociamos?

Comments

comments