Inicio Sin categoría AMORES EN BICICLETA

AMORES EN BICICLETA

649
0
Compartir

Saudade es tristeza y alegría, es lo que se extraña cuando no se ve, es amor, es una bicicleta de carreras.

Todos nuestros movimientos como seres vivos, las miradas que entregamos, cada sentido y cada paso provienen de una sola cosa: nuestra propia energía, la energía limpia.; Una energía capaz de sostener lo que somos y lo que hacemos sin causar consecuencias en el sistema bio-ecológico de la tierra logrando que sigamos acá.

Yo soy Miguel, ella es mi bicicleta “Saudade” soy un joven estudiante aficionado a la vida y al aprendizaje, amante de las letras y ciclista. Por medio de Saudade uso mi energía limpia para viajar por el tiempo en esta ciudad enredada, ella es mi compañera. Vivo en un barrio amontonado sobre la media luna sur de la ciudad de Bogotá, en una localidad que llaman Kennedy y que está habitada por más de un millón de personas, básicamente es una pequeña ciudad dentro de una ciudad.

Mañana Saudade y yo saldremos a recorrer los pasos perdidos de este territorio que tiene 3.861 hectáreas de extensión. He ido a otras grandes aventuras con mi fiel compañera y ahora quiero aventurarme a conocer el territorio en donde vivo, su historia y su realidad.

LA MEMORIA

Hace miles de años este territorio era un gigantesco cuerpo de agua que sirvió como fuente de vida y energía para los Muiscas, el pueblo originario que aquí habitaba. Se dice que cuando los Españoles llegaron encontraron un mar dentro de las montañas, humedales, ríos y vegetación abundante, además de cientos de poblados que constituían la comunidad Muisca. Este gran terreno era denominado Techo en lengua Muisca, que traduce Territorio de Agua, el cual era parte de las tribus de Funza gobernado por un Tiba “guardián”, a quien llamaban Techotiba. Su Diosa Bachué les proveía de agua y alimento. Su Dios Bochica, les entregó la agricultura y el arte, y abrió paso a los ríos desde el Sumapaz hasta el salto del Tequendama.

Para el año de 1. 608 los últimos Indígenas fueron desalojados y las tierras pasaron a manos de religiosos y grandes terratenientes españoles. Desde entonces, el crecimiento urbanístico de Techotiba fue imparable. En el siglo XX, el gobierno Colombiano se imaginaba a Techo como una de las modernas zonas industriales de la ciudad, pero no contaba con que la guerra y la implantación de modelos capitalistas en el país causaran la migración y el desplazamiento de miles de campesinos a la ciudad. En Techo los barrios se acomodaron al borde de los ríos y sobre los humedales, causando graves inundaciones como ocurrió en el barrio Patio Bonito.

En 1961 el proyecto ciudad Techo se ve auspiciado por La Alianza para el progreso, un programa del gobierno gringo que construía casas en países sub-desarrollados y de paso invertía en su buena imagen. Cuando matan al presidente norteamericano se decreta el cambio del nombre del territorio a Kennedy, en homenaje al fallecido. Pero un homenaje no borra nuestra memoria, ni nuestros pasos, ni nuestra realidad histórica. En donde estamos y quienes hemos sido por miles de años, tiene que ver con lo que somos hoy.

Yo soy un guardián de este gran Territorio del Agua, Techotiba.

LA ECOLOGÍA

1El agua es el recurso natural más importante de la tierra, no es nuestra ni de nadie, pero es fuente de vida para todas las especies. Su explotación y contaminación se debe a la industria minera y energética. Nuestra fuente de agua más cercana es el páramo de Sumapaz ubicado a 31 Kilómetros al sur oriente de Techotiba. Desde allí, el agua alimenta a la ciudad trazando un ecosistema y una red de comunidades.

Los humedales son ecosistemas que regulan la contaminación del agua y permiten el sostenimiento de la biodiversidad del territorio, aquí hay una gran variedad, algunos están legalizados y protegidos por la comunidad y el estado, otros aún son terrenos en invasión.

Ya estamos viviendo la guerra del agua, es la misma que ha sometido a los Indígenas y desalojado a los campesinos, la misma que permite su industralización, la guerra de los que reparten tierras a los corruptos, la guerra del poder político por encima de la vida, la guerra de las fuentes del poder, la guerra de los recursos energéticos.

LA MOVILIDAD

La energía fósil es aquella producida por la transformación de las sustancias minerales de gran contenido energético como el petróleo, el carbón y el gas. Desde hace años la especie humana usa el combustible fósil para alimentar a los vehículos, generando graves consecuencias sociales y ambientales por su producción.

Existen muchos programas que plantean transformaciones en la forma de transportarnos ante fenómenos como el cambio climático y la extracción de energías fósiles, además de disminuir la segregación social de las poblaciones más vulneradas. Sin embargo,  eso no basta para fomentar una movilidad integral, sostenible, económica, limpia y de calidad para los territorios y habitantes de esta ciudad y de esta región.

Somos una especie de seres trastornados por el sistema de las ciudades y el modelo capital. Poco a poco nos fuimos convirtiendo en esclavos de una masa que se expande día tras día y explota nuestra energía para producir el dinero del desarrollo, siempre a la sombra de alguien más poderoso.

Mi plan de vida no es hacer parte de este juego. Yo crecí en este territorio sin ninguna represión más que mi propia condena, la de ser yo con mis ideas. Suelo perderme por ratos solo para recordar que no hay límite. Suelo, a veces, simplemente moverme en mi bici sin ningún destino. Soy un montón de pensamientos ambulantes. Una especie de fuerza itinerante que navega por la ruta de los Muiscas. Mi tiempo no es el mismo desde que Saudade, mi fiel bicicleta, me encontró en el camino. Soy un camino, un inmigrante, un rio sometido, un nómada, una rueda que gira a veces sin sentido. Ella es Saudade, mi bicicleta. La máquina del futuro.

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here